Entradas

Reseña de El héroe perdido, Rick Riordan Sinopsis de Always and Forever, Lara Jean Reseña: A court of Thorns and Roses, Sarah J. Mass Debate: Obras de mala calidad en la literatura juvenil Covers Around The World

miércoles, 8 de julio de 2015

Mis libros: Todas las hadas del reino, Laura Gallego

































Laura Gallego tiene un don para escribir libros impresionantes. Todas las hadas del reino no ha sido la excepción. Empieza presentándonos la vida de Camelia, nuestra protagonista, como hada madrina.
Retroceso- empecemos un poco antes.
Las hadas viven en la tierra de las hadas. Nadie lo habría adivinado. Tienen una reina, un hogar y la magia, no necesitan nada más, al contrario que muchos niños humanos: criaturas indefensas que no poseen magia ni ninguna ayuda.
Es por esta razón que, tres siglos atrás - lustro arriba, lustro abajo- siete hadas partieron hacia la tierra con el objetivo de apadrinar a todos aquellos niños que precisasen de su ayuda y consejo; este fue el origen de las Hadas Madrinas.
Camelia es una de las siete hadas con nombre de flor que partió hacia la tierra para ayudar a los h
umanos, y se esfuerza mucho en ello. No para de trabajar, de aquí para allá, de un reino a otro dando consejos y moviendo su varita. Aprecia a sus ahijados, aunque le den más de un dolor de cabeza.

Un día, Orquídea - es un hada. Cualquier personaje con nombre de flor es un hada- llega a la humilde casa de Camelia para pedirle ayuda; no puede cumplir el único deseo de uno de sus ahijados, Simón. 
Simón está enamorado de una muchacha, y nada le haría más feliz que sus sentimientos fueran correspondidos y pudiera estar junto a ella. El problema es que no es una muchacha cualquiera aquella con la que sueña el joven Simón, si no la princesa heredera de uno de los reinos más importantes sobre la tierra, Vestur.

Camelia ya tiene bastantes ahijados de los que preocuparse como para añadir uno más a la lista, pero si ella no se encarga de el, ni Orquídea, ni nadie más loo hará.

Así que Camelia, con su ingenio y afilada lengua, se presenta ante su nuevo ahijado y empieza a hacer planes para conquistar a la princesa Asteria.Pero lo imposible de este objetivo no es el único que le quita al sueño al hada, tampoco los gemelos de Corleon o tantos otros ahijados repartidos entre reinos, sino las dudas que crecen entre ella y sus compañeras.
Las hadas madrinas empiezan a dudar de que se las necesite más por allí, no están tan contentas con su trabajo como algún día lo estuvieron. Los niños cada vez son más caprichosos y al crecer son más vagos, les piden deseos imposibles e innecesarios y nunca se les agradece nada, cuando se han dedicado a hacer de la tierra un lugar mejor durante más de trescientos años.

Laura Gallego ha creado un mundo fantástico con un guiño a los cuentos de hadas tradicionales que me ha entusiasmado mucho - ¿a quién no le gusta un buen retelling? -. ¿La bruja que se comía a los niños perdidos atraídos a su casa de dulces? ¿Aquella princesa encerrada en una torre por su propia seguridad, hasta tener edad suficiente como para gobernar un reino? Todos esos personajes de cuentos de hadas aparecen en Todas las hadas del reino, aunque quizá no tengan ese final feliz que todos conocemos...


Todo esto más o menos abarca la primera mitad del libro. Pero un príncipe "no puede convertirse en héroe sin un villano al que vencer". 

Es la segunda mitad del libro la que de verdad me ha gustado tanto. Porque Camelia puede ser un ser sobrenatural, pero también tiene sus límites, y tanta exigencia y poco agradecimiento por parte de los mortales acaba pasando factura.




SPOILER


[¿Cuando Camelia se convierte en la Maléfica de Disney? Me encanta. Quizá algunos lectores lo consideren plagio, no digo que no lo sea, ¡pero que alguien niegue que es emocionante!]





Lo que no me ha gustado:


  • El insta-love: soy totalmente consciente que el insta-love es parte esencial de muchos de los cuentos que conocemos, pero ¡vamos! ¿Amor profundo, intenso y eterno, en un instante? No, gracias.
  • El final: SPOILER [ Sé de muchas personas a los que nos les ha gustado el final de esta historia, y no es para menos. Aunque me esfuerce en pensar que Camelia se merecía una segunda oportunidad, no puedo. Me habría gustado que muriese - ¿demasiado cruel?-. Todos conocemos los motivos por los que cayó, por así decirlo, y le doy toda la razón, pero convertirse en zorro no es la solución. Que muera, y si hace falta, que Simón y Asteria mueran también. Se lo merecen. No siempre hay segundas oportunidades. ] 



Eso sí, me he enamorado de Ren. Es mi personaje favorito, aunque siempre sospeché que estaba enamorado del hada...





5/5








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada